• Avanzatrapia y la fisioterapia pediátrica TMPI

    Bienvenidos a Avanzaterapia, un centro de fisioterapia con más de 8 años de recorrido donde se desarrollan técnicas de fisioterapia avanzada con el objetivo de mejorar la salud de tu hijo con la mayor eficacia posible. En el caso de bebes y niños, utilizamos la Terapia manual pediátrica integrativa TMPI;

    ¿Qué es TMPI?

    TMPI no solamente es una técnica de tratamiento específica para bebes y niños, es una herramienta utilizada para diagnosticar y entender qué le puede pasar a tu hijo/a o porqué se comporta de una determinada manera. TMPI se sustenta en dos grandes pilares: La terapia manual y el neurodesarrollo; para entenderlo un poco mejor vamos a explicar el porqué es necesario tratar a tu hijo desde ambos sistemas, qué beneficios se obtiene derivado del tratamiento y cómo es una sesión.

    Desde que tu hijo nació, su sistema músculo-esquelético (la forma del cráneo, columna vertebral, pelvis, caderas etc..) y su neuro-desarrollo (los diferentes estadios que va superando a medida que va creciendo le van posibilitando alcanzar nuevos retos: reptar, gatear, la puesta en bipedestación, el inicio de la marcha) han caminado de la mano y se desarrollan juntos, condicionándose una a la otra por lo que, en el momento que una de las dos presenta algún tipo de problema, la otra verá afectada su correcto desarrollo.

    Si tuviste un embarazo difícil, un parto largo o complicado; si tu hijo padeció alguna enfermedad en sus primeros años; si notas que se tropieza y cae mucho o que anda solamente de puntillas; si le cuesta seguir el ritmo de sus compañeros en cole o si se distrae mucho en clase; Pueden ser detalles en los que se pueden ver afectados tanto el desarrollo de su estructura de manera normal como a su neuro-desarrollo. Así, TMPI permite una evaluación y tratamiento de distintas alteraciones musculoesqueléticas en el bebé y el niño que pueden afectar a su salud, a su desarrollo o a futuros problemas de aprendizaje y comportamiento. Tratando esta estructura y realizando un trabajo específico en aquellos aspectos del neurodesarrollo que aún se encuentren en un estadío inmaduro, conseguiremos que tu hijo alcance unos niveles de desarrollo óptimos.

    En este momento entendemos que te preguntes ¿Cómo es una sesión? ¿Qué le van a hacer? ¿Duele?. Pues bien vamos a intentar explicarte para que vengas a la consulta con toda la confianza de dejar a tu hijo/a en las mejores manos.

    En una primera sesión de TMPI evaluaremos a tu hijo en los dos aspectos fundamentales del tratamiento: su estado físico y su neurodesarrollo. Para ello, tras realizarle una historia clínica detallada, el profesional, observará a tu hijo como se mueve, le pedirá sencillas órdenes adecuadas a su edad en la que ya podremos empezar a ver de qué manera se comporta para averiguar qué puede estar fallando en el sistema. A nivel físico, el fisioterapeuta hará una evaluación de todas las estructuras que determinan el desarrollo (le tocará mucho la cabeza, la cara, verá sus cervicales, dorsales, lumbares, sacro, caderas y piernas) y al mismo tiempo hará pequeños ejercicios que determinarán su neuro-desarrollo.

    Con todo ello, el fisioterapeuta comenzara con un tratamiento de las estructuras que pueden estar en disfunción o simplemente que no se comportan todo lo bien que deberían; lo hará de una manera muy suave que lo único que puede acarrear es que tu hijo se medio duerma en la camilla o la alfombra (dependiendo de la edad el tratamiento se realiza en camilla o suelo). Una vez tratado el aparato musculo esquelético, ya podremos empezar a ver los primeros resultados cuando repitamos aquellos ejercicios para evaluar el estado de neurodesarrollo. Con el objetivo de integrar bien todo lo recibido en la sesión, se aconsejarán ejercicios para casa. Es muy importante seguir las pautas marcadas; el neurodesarrollo de tu hijo no se recupera en una sesión, debemos trabajar en casa todo lo aprendido en consulta para afianzar y lograr integrarlo en su sistema.

    En el bebé

    TMPI permite una fina evaluación del desarrollo neuromotor y sensorial del bebé, y la detección de alteraciones articulares, tisulares o craneales que pueden estar interfiriendo en su desarrollo.

    Con TMPI es posible tratar de una forma muy eficaz cólicos, tortícolis congénitas, irritabilidad, alteraciones digestivas, deformaciones craneales, plagiocefalias, etc. Con técnicas manuales suaves pero muy al detalle y extremadamente efectivas.

    Dentro de la visión integrativa es fundamental ayudar a los padres a estimular los patrones motores y sensoriales que el bebé necesita en cada etapa. De esta forma los niños utilizarán inmediatamente los rangos de movimiento y control ganados en la sesión y aseguran el resultado por la puesta en marcha de la función.

    Así la intervención se equilibra entre la eficacia del tratamiento manual y la educación de la familia. Una combinación con unos resultados sorprendentes.

    En el niño

    TMPI permite una fina evaluación del desarrollo neuromotor y sensorial del niño, y la detección de alteraciones articulares, tisulares o craneales que pueden estar interfiriendo en su desarrollo, en sus dificultades de aprendizaje, de atención o de comportamiento.

    Se evalúan aspectos como la coordinación, el equilibrio, su función cerebelosa, la presencia de reflejos primitivos no bien integrados, etc. Todo ello integrado con las posibles restricciones de movilidad articular o de tejidos que pueden estar en relación.

    La TMPI permite devolver la salud y la movilidad a los tejidos y sistemas biomecánicos, activando patrones motores más correctos y educando a los padres para ofrecer a los niños los estímulos necesarios para su desarrollo.

Call Now ButtonLlamar